Mi ciudad

El que os vaig a llegir, com a Nnal, es la lletra del Himne (Marxa Escolar) música també del Mestre Negri, el qual es canta en les Escoles de Guayaquil.

Es titula: Mi ciudad

(Es bó consignar, per a major comprenssió, que Guayaquil, el port més important de l'Equador, està situada en una llenca de terra, al peu d'unes muntanyetes, tenint en un cantó el caudalós riu Guayas, i, en l'altre, un braç del Pacific. En els meus viatges, no he vist mai una ciutat en condicions naturals de tal bellesa).


Mi ciudad radiante y bella
tiene un río sin igual;
tiene cerros de esmeralda
y planicie singular.

Mi ciudad es cual sultana,
con dos tronos de cristal,
uno es el río Guayas,
el otro, un brazo de mar.

Mi ciudad, al sol naciente,
la embelesa un nimbo azul,
y refléjase en sus aguas,
con serena excelsitud.

Mi ciudad, mediando el día,
al efluvio cenital,
parece un rincón del cielo
que a Dios le plugo otorgar. 


Mi ciudad, cuando atardece,
sincroniza la oración
que el mar, el río y los cerros,
entonan al Creador.

Es la Perla del Pacífico,
de mi ensueño, es el jardín;
es mi tierra, es mi cuna... 
¡mi ciudad es Guayaquil!
Pedro Maspons i Camarasa
catalán; 1885 - 1962

A una desconocida compañera

Niña de los ojos glaucos,
que hieres por tu algidez,
que tienes cabellos de oro
y de hierro el corazón.

Niña del andar ligero,
sin amigos que atender;
niña que vas solitaria,
por doquiera en el hotel.

Yo no sé cómo te llamas,
de dónde vienes o vas...
Solita, leyendo libros,
en uno y otro diván.

Como tú, soy peregrino
y huyo de la sociedad;
como tú, busco en los libros,
el consuelo de un pesar;
de un pesar que llevo adentro,
helándome el corazón...

Niña de los ojos glaucos
que ni miras al pasar...
Yo quisiera ser el libro
que lees con tanto afán
y apretadito en el pecho,
lo llevas por donde vas.

Pere Maspons i Camarasa
español; 1885 - 1962

Para el álbum de la niña C. J.

(A ruego de su madre, A. viuda de J.)

Por mi bien o por mi mal.
vi en un jardín una rosa,
la más fragante y hermosa
que diera el mejor rosal.

En mis ensueños de amor,
iba a cortarla, a porfía,
mas vi que al lado crecia,
un botón, promesa en flor.

Y en su tallo los deje,
en lucha con mi quimera,
botón y rosa hechicera
que jamás olvidaré!...

Pere Maspons i Camarasa
español; 1885 - 1962